La senadora enumeró los aspectos más sobresalientes de la legislación y remarcó el doble beneficio al que apunta la normativa: “a los consumidores, a todo ese pueblo trabajador que por 4 años sufrió la inflación más acuciante de la democracia (después de la Híper) a nuestro pueblo hambriento, le frenamos el incremento desmedido de precios (…) con este instrumento aumentamos la oferta de alimentos, bebidas, productos de limpieza e higiene personal. Al abrir el mercado y generar más competencia, los precios se comenzarán a estabilizar”.

“El segundo aspecto importantísimo, que permitirá dinamizar el mercado interno y las economías regionales, es que las MIPYMES podrán ofrecer sus productos con mayor alcance (…) los sectores productivos, de la economía popular, campesina e indígena y la agricultura familiar, tendrán incentivos concretos para volver a poner a funcionar las fábricas, talleres y galpones al máximo de su capacidad instalada, invertir y expandirse. Esto es más valor agregado y trabajo argentino en todo el país”, argumentó la senadora y agregó: “es una legislación pensada desde una matriz federal, en tanto las MYPIMES de las diferentes localidades del territorio nacional tendrán acceso preferencial (en términos de costos logísticos) a sus respectivos centros de comercialización”.

García Larraburu finalizó sosteniendo que: “Es una ley moderna, que contempla las nuevas modalidades de venta por internet y hasta se ocupa de regular cómo se deben visualizar los productos para que los consumidores puedan hacer las compras fácil, rápido, sin tener que buscar por todo el supermercado el mejor precio, y dedicarle más tiempo a la familia, los amigos, y vivir la vida. En definitiva, es eso lo que somos. Desde el peronismo trabajamos, legislamos, gestionamos en los diferentes estamentos del Estado para garantizar los derechos de nuestra gente, para hacer que la vida sea un poco más fácil y valga la pena de ser vivida”.