La reunión plenaria de las comisiones de Educación y Cultura, Ciencia y Tecnología, y Presupuesto y Hacienda del Senado dio dictamen a un proyecto de la Senadora Silvina García Larraburu, por el cual se establece la promoción del ingreso a las carreras estratégicas para el desarrollo económico y productivo del país. “Es un proyecto que incluyó los aportes de diferentes espacios políticos, lo cual lo constituye en una normativa colectiva a los fines de instituirse en política de Estado”.
La iniciativa busca destinar una partida presupuestaria específica a la promoción de carreras de educación superior universitaria y no universitaria, consideradas estratégicas. Con este fin, se establecerá una nómina de las carreras a impulsar, contemplando la equidad federal y el criterio de regionalización Noroeste, Noreste, Cuyo, Centro y Patagónica. De su elaboración participarán los distintos Consejos Nacionales y Provinciales de Educación y de Ciencia y Tecnología, en conjunto con diferentes Ministerios Nacionales, y los Presidentes y Vicepresidentes de las Comisiones de Educación y Cultura de ambas Cámaras del Congreso. La misma será revisada y actualizada cada dos años. Por otra parte, se creará el “Registro Nacional de Becas de Educación Superior”, con el listado completo de las becas que ofrecen las universidades e institutos universitarios y se garantizará su difusión. Finalmente se ejecutará el “Programa para el Estímulo del Ingreso a Carreras Estratégicas”, destinado a los estudiantes de último año de la escuela secundaria.
Explicó: “Resulta fundamental la llegada de esta oferta de becas a los estudiantes en sus escuelas, con el fin de incentivar la continuidad de los estudios en las carreras estratégicas para el desarrollo económico, productivo, científico tecnológico y sustentable de la Nación.  La realización de talleres y campañas de difusión, permitirá a su vez dar a conocer disciplinas poco convencionales y esenciales, con el objetivo de incrementar el ingreso de estudiantes a las mismas”.

“La planificación a largo plazo, en materia educativa, es un aspecto central que posibilita el desarrollo integral de cualquier país. En este sentido, la formación de los futuros profesionales debe contemplar las necesidades específicas de la Argentina con el fin de garantizar la generación de conocimiento y expertise en las áreas consideradas estratégicas”, concluyó.