La Senadora Silvina García Larraburu resaltó la presencia del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en el Senado: «Por segunda vez en el año nos informó la batería de políticas públicas que el ejecutivo desplegó en el marco de la Pandemia”.

García Larraburu enfocó su intervención en la centralidad que vuelven a tener las Pymes: «Son el motor de nuestra economía y generan más del 70% del empleo. Actualmente en la Argentina están registradas 1.406.096 empresas MiPyME, de las cuales 24.445 se encuentran en Río Negro. Sabemos que debemos proteger a cada una de ellas y en esa tarea nos encontramos».

«En estos meses, las Pymes de Río Negro recibieron recursos por más de $6.000 Millones de pesos. Entre los fondos otorgados se encuentran los más de $3.000 Millones en concepto de ATP, los $1.000 Millones en créditos subsidiados y los $2.000 Millones en Aportes No Reembolsables del PAC COVID, el Programa de Apoyo a la Competitividad orientado a quienes ofrecen un producto o servicio que brinde soluciones frente al Coronavirus. Recordemos que entre 2015 y 2019, en el gobierno de Macri cerraron 24.537 pequeñas y medianas empresas (Pymes) sin que medie una Pandemia en la Argentina. No nos debemos olvidar nunca de esto», señaló la Senadora.

García Larraburu valoró que en la quinta etapa del ATP se identificaron sectores críticos como el gastronómico y los jardines maternales, y le preguntó al Jefe de Gabinete cuántas instituciones fueron incorporadas en la provincia.

Cafiero contestó que se incorporaron 18 jardines maternales, 287 establecimientos gastronómicos. Ponderó que en la provincia ya se beneficiaron 2.541 empresas, 21.380 trabajadores y el total de los fondos asignados con el fin de asistir a las familias de menores recursos, preservar el empleo y la producción asciende a $13.200 Millones. Además, indicó que los programas continúan abiertos y se pueden seguir incorporando todos aquellos que lo necesiten.

La Senadora concluyó diciendo: «Sabemos que nada es suficiente. El mundo atraviesa la mayor crisis sanitaria de la historia contemporánea. Ningún país, incluso las grandes potencias, pudieron salvarse de la caída abrupta de su economía. En este contexto, el Gobierno destinó el 5% del PBI en la preservación de la producción y el trabajo. Un esfuerzo sin precedentes. Necesitamos trabajar mancomunadamente, la oposición debe dejar de convocar a las marchas del contagio. El negacionismo nunca es un buen conducente. El planeta atraviesa un momento crítico y el futuro depende de nuestro accionar».