La Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara Alta, presidida por Silvina García Larraburu, recibió a las máximas autoridades de la empresa rionegrina INVAP. Expuso su Presidente, Lic. Hugo Albani y su Gerente General, Dr. Vicente Campenni.

La Senadora indicó: “INVAP es un emblema de innovación productiva en América Latina. Desde el Senado queremos acompañar su crecimiento y conocer las perspectivas que tienen sobre el desarrollo científico nacional”.

Albani y Campenni realizaron un recuento de la trayectoria de la empresa desde su concepción como brazo ejecutor de CONAE, con el propósito de atender los requerimientos del Plan Nuclear Argentino, hasta su diversificación científica y productiva en las áreas satelital, gestión de gobierno y medicina nuclear; como el proceso por el cual pudieron conquistar mercados internacionales y ganar importantes licitaciones en Argelia, Egipto, Australia, Países Bajos, entre otros.

“Las empresas de base tecnológica con tiempo y recursos pueden transferir conocimiento a la aplicación de otras tecnologías. Lo que necesitamos es que los funcionarios públicos confíen en nuestras capacidades y asuman el riesgo. INVAP es el claro ejemplo que es posible”, indicó Albani y relató cómo el Ministerio de Defensa y las FFAA confiaron en ellos para producir radares por primera vez y hoy existen 57 radares argentinos que permiten generar valor agregado y trabajo altamente calificado, posibilitan el ahorro de divisas y aseguran su vida útil “entendimos que podemos tener lo que necesitamos en lugar de comprar lo que nos quieren vender”, señaló Campenni y agregó: “Las soluciones que tienen otros países no necesariamente se adaptan a nuestra idiosincrasia, tipografía. Necesitamos desarrollar tecnología nacional”.

Campenni explicó que el modelo de negocio de INVAP busca “satisfacer una determinada necesidad tecnológica del país y hacerlo de manera competitiva, con el fin de generar capacidad exportadora” y describió que en los últimos 10 años la empresa facturó 2 mil millones de dólares, de los cuales 400 millones fueron gracias a la exportación. Además, detalló que el 80% de los insumos y servicios necesarios en la ejecución de los proyectos son de origen nacional y la mitad provienen de Pymes distribuidas por todo el país: “Es tan importante el objeto tecnológico como el proceso mismo de producción, que moviliza al conjunto de la economía”.

A su vez señaló que el desafío de la Argentina consiste en lograr una mayor integración entre la investigación académica y los proyectos productivos: “INVAP intenta unir y combinar el conocimiento científico de la CONAE,  con las empresas de base tecnológica proveedoras, en la gestión de proyectos competitivos y exportables”.

García Larraburu agradeció su presencia y señaló: “todos los Senadores y Senadoras, más allá de las diferencias partidarias, tenemos la voluntad de trabajar en pos del desarrollo científico y tecnológico de la Argentina de manera mancomunada”.