La Senadora Silvina García Larraburu presentó un Proyecto de Ley con el fin de declarar idiomas oficiales de la República Argentina a todas las lenguas pertenecientes a los Pueblos Indígenas. “Buscamos reconocer, proteger y promover los idiomas de todas nuestras comunidades y saldar una deuda histórica en materia de inclusión lingüística”. 

Con este propósito se crea la Secretaría o Dirección de la Modalidad de Educación Intercultural Bilingüe y de Idiomas de Pueblos Indígenas, la misma contará con la participación de las comunidades y se le asignará una partida presupuestaria a fin de cumplir con los objetivos establecidos por la norma. Entre ellos, se destaca el derecho de los pueblos indígenas a acceder a espacios de difusión en los medios de comunicación que les permita fortalecer su idioma, cultura y cosmovisión. También se reconoce el derecho a participar en proyectos educativos interculturales que incorporen el idioma de cada comunidad en las distintas regiones del país. A su vez, se dispone que en las regiones habitadas por comunidades indígenas, se dispongan señalizaciones con los nombres de las entidades y sus dependencias en la lengua originaria. En la elaboración del proyecto participaron representantes de las distintas lenguas y del Consejo de Desarrollo de Comunidades Indígenas (CODECI).

“Con esta ley pretendemos dar un paso decisivo en la generación de una conciencia colectiva plurinacional. Con la reforma de la Constitución de 1994 se logró reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Se garantizó el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe intercultural; entre otras reivindicaciones sociales y ambientales. La Ley de Educación Nacional sancionada en 2006 regula la Educación Intercultural Bilingüe, garantiza el derecho constitucional de los pueblos indígenas a recibir una educación que contribuya a preservar su lengua, cosmovisión e identidad étnica. Este proyecto de Ley le da un marco organizativo y designa un órgano ejecutor que efectiviza derechos establecidos por leyes anteriores y la propia Constitución Argentina”, sostuvo.

Concluyó: “Durante la década pasada diversos países de la región iniciaron procesos constituyentes que incluyeron las cosmovisiones indígenas. El caso más cercano es Bolivia. El país logró incorporar a vastos sectores sociales, previamente excluidos, al ejercicio real de la ciudadanía. Los derechos civiles se transformaron en económicos y esta población cambió sus condiciones estructurales de vida. Los indicadores socio y macroeconómicos de la presidencia de Evo Morales ratifican que el reconocimiento y la ampliación de derechos conduce a un proceso virtuoso en toda la sociedad. Con distinto sujeto histórico, el peronismo, y antes Yrigoyen, realizaron procesos similares. Debemos promover los derechos de cuarta y quinta generación. El reconocimiento lingüístico de todos nuestros pueblos se constituirá en un avance decisivo en esa dirección”.