La Senadora sostuvo: “La situación atípica que enfrenta la humanidad con la Pandemia por Covid-19, además de afectar la salud física de las personas, repercute en su salud mental y bienestar emocional. Una de las poblaciones de mayor riesgo son los niños y adolescentes, en tanto el incremento de los niveles de ansiedad, estrés y angustia se produce en un momento crítico del desarrollo de su personalidad”. 

 

Con el propósito de atender esta problemática García Larraburu presentó un Proyecto de Ley que crea el Programa de Acompañamiento Emocional para Niñas, Niños y Adolescentes en las escuelas de nivel inicial, primario y secundario. Se busca que la comunidad educativa genere estrategias integrales que permitan el bienestar y desarrollo psicosocial de los estudiantes. 

 

El programa, además de incluir a la currícula la Educación Emocional, propone instancias de formación y capacitación destinadas al personal docente y a las familias, con el objeto de favorecer su involucramiento y participación activa. 

 

“Si bien no conocemos la magnitud de las consecuencias que se derivarán de este contexto, resulta imprescindible adelantarnos en el diseño de estrategias y dispositivos de acompañamiento que preserven el bienestar, favorezcan el autoconocimiento y la vinculación social de los estudiantes”, concluyó.