La Senadora Silvina García Larraburu expresó su satisfacción y el beneplácito que significa la puesta en órbita del SAOCOM 1B, uno de los satélites científicos más grande construido por Argentina. En este sentido, días atrás presentó un proyecto que declara el interés de la Cámara Alta en su lanzamiento.

La misión SAOCOM se inició en el año 2008 en Río Negro, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires como parte del Plan Espacial Argentino, liderado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). INVAP en su rol de contratista principal tuvo a su cargo el diseño y fabricación de la plataforma junto a la electrónica central del radar, mientras que la CONAE encargó a la CNEA, VENG y otras empresas de base tecnológica el diseño, la fabricación y test ambientales de la antena, para que luego todo se integre en las facilidades de INVAP en Bariloche. Finalmente, los ensayos ambientales del satélite se realizaron en CEATSA en la ciudad de Bariloche. Una vez que el satélite esté puesto en órbita, la operación y distribución de las imágenes que se generen será tarea de la CONAE.

El objetivo central de los satélites SAOCOM es la observación de la Tierra que permitirá prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas para aplicaciones en agricultura como la medición de la humedad del suelo, los índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas; aplicaciones en nieve, hielo y glaciares; como así también aplicaciones en estudios urbanos, de seguridad y defensa; entre otras áreas de interés productivo. Específicamente el SAOCOM 1B es un satélite con un radar de apertura sintética en banda L (SAR) con una de las mayores performances en el planeta al momento. El interés que despertó en la comunidad científica internacional se debe a la nueva información que se generará, en tanto que el satélite puede captar datos tanto de día como de noche y en cualquier condición meteorológica, a diferencia de los radares ópticos.

“Con esta misión se pone de relieve la capacidad, el posicionamiento geoestratégico y la soberanía tecnológica del país. La Nación vuelve a tener una visión estratégica e integral de desarrollo del Plan Espacial Satelital Argentino y con él, se fortalece y solidifica a la ciencia y tecnología como políticas de Estado”, sostuvo la parlamentaria.

Concluyó: “El SAOCOM 1B es un claro ejemplo de la visión que debemos tener como Nación, necesitamos generar trabajo, valor agregado y conocimiento. Es un satélite de altísima tecnología fabricado íntegramente en el país y con la participación de más de 600 profesionales, 80 empresas y un aporte importante de Institutos y Universidades Nacionales. Necesitamos una Argentina que integre conocimiento a la explotación de nuestros recursos naturales a través del aporte de la ciencia y tecnología nacional integrada, y eso es justamente lo que estamos comenzando a reconstruir con la puesta en órbita del SAOCOM 1B”.