La Senadora Silvina García Larraburu participó de la Sesión Especial de la Cámara Alta en rechazo al Golpe de Estado producido en el país vecino de Bolivia. “Frente a la interrupción de un proceso democrático no es posible ser ambiguos y la condena tiene que ser contundente, en solidaridad con nuestros hermanos”.
“El desprecio a la voluntad popular, la provocación y tergiversación que los medios masivos de comunicación hacen de los hechos, el oportunismo de la oposición y la amenaza de las Fuerzas Armadas han impedido que Evo Morales pudiera concluir su mandato presidencial y han alterado el curso del proceso electoral”, resaltó.
Continuó: “El mandatario del Estado Plurinacional de Bolivia realizó un gesto de grandeza al llamar nuevamente a elecciones, primero, y renunciar, después con el único objetivo de cesar con la violencia, la persecución y el maltrato hacia su pueblo. No obstante, la violación hacia la institucionalidad y la democracia se ha profundizado en las últimas horas”.
“Mientras miles de ciudadanos heridos y perseguidos están sufriendo apresamientos en masa, en la Asamblea de Bolivia se reafirma el Golpe de Estado con una autoproclamación que carece de legitimidad y legalidad”, añadió.
“No cabe ninguna duda del interés que tienen los sectores concentrados y extranjeros por los hidrocarburos y el litio que poseemos. Porque con la nacionalización de estos recursos, gracias a la gestión de Evo Morales, la economía boliviana logró un milagro económico y social de 13 años: las mayores tasas de crecimiento de la región, el desarrollo de las fuerzas productivas nacionales, la eliminación del analfabetismo, la reducción de la desigualdad, el reconocimiento que los pueblos originarios merecen por ser mayoría en este país”.

Finalizó: “Defenderemos firmemente la democracia en toda América Latina. La unidad de nuestros países es más imperiosa que nunca.  Tras este quiebre institucional, debemos fortalecernos para que Bolivia vuelva cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular, sin proscripciones y sin intervenciones de países extranjeros”.